Siguen siendo muchos los pacientes que acuden a consulta de fisioterapia a los que les preguntas en la historia clínica: ¿A qué achacas tu dolor/problema?, y contestan diciendo que es por la mala postura que tienen a la hora de estar de pie o de estar trabajando sentados en su trabajo.

Siguen siendo bastantes los pacientes mal informados por el doctor “Google” o por compañeros acerca de actitudes posturales, el concepto de postura o incluso sobre como el uso de la mochila les cambia la postura a los niños.

Siguen siendo demasiados los pacientes que te preguntan por artilugios que “corrigen” la postura vistos en la teletienda o en internet.

Siguen siendo multitud los pacientes que acuden a consulta por problemas derivados de una postura mantenida en el tiempo, no por una mala postura. Muchos pensamos igual y diréis que no estoy contando nada nuevo, pero invito a reflexionar sobre el concepto de postura.

Postura quiere decir según la RAE: Manera en que está colocado el cuerpo o una parte del cuerpo de una persona o de un animal. De esta acepción se puede extraer cierto significado de quietud y estatismo, al decir que algo esta colocado de “x” manera. El fallo no está en el tipo de postura, más erguido o más relajado, el fallo es la postura en sí misma, y es que la causa de muchas dolencias que vemos en consulta es debida a un exceso de postura, es decir, a una quietud exagerada en el tiempo. Ese estatismo es el que provoca que algunas estructuras o tejidos por el mero hecho de no moverse no reciban suficiente aporte sanguíneo o simplemente estén expuestos a un exceso de peso o carga que los comprima generando isquemia de bajo grado prolongada en el tiempo…siendo el máximo exponente de este suceso, las escaras por presión en la gente que no puede moverse(1). Los tejidos si no se usan, mueren, y es que toda célula del organismo para mantenerse viva necesita energía, por lo que, si no la usamos, el organismo tiene mecanismos propios de homeostasis o auto regulación para destruir todo aquello que no necesita y así no derrochar energía en su mantenimiento(2).

El cuerpo no está hecho, por mucho que insistamos, para estar quieto. Somos seres dinámicos desde que existimos. Incluso, en la única tarea donde sí que necesitamos quietud, en el sueño, si nos pasamos de tiempo, solo por el hecho de estar demasiado tiempo sin mover ni cargar nuestro cuerpo, todos hemos sentido esa sensación de rigidez o anquilosamiento después de dormir más horas de las normales. Un profesor decía que estamos diseñados para correr delante del león, detrás del mamut, subirnos a los árboles en busca de alimento y procrear para reproducirnos. Todas esas funciones tienen en común que son dinámicas(3).

Ahora parémonos a analizar el concepto de iatrogenia, según la RAE: Alteración, especialmente negativa, del estado del paciente, producida por el médico (facultativo o sanitario). Teniendo en cuenta esto último, si cuando un paciente acude a consulta y nosotros le decimos que es culpa de su postura en el trabajo, podemos estar incurriendo en iatrogenia, para empezar porque estamos teniendo una comunicación nocébica alegando que su cuerpo es frágil para aguantar una postura y segundo si ese nocebo se convierte en una creencia, el paciente puede llegar a ver el trabajo como algo nocivo para su salud, y esto por desgracia no es algo raro en nuestra práctica clínica. Hemos de tener cuidado a la hora de culpabilizar a algo que no depende del paciente, como es su trabajo, y poner el foco en lo que, si depende del paciente, su preparación física para desarrollar su trabajo. Es hora de unirnos para educar a la sociedad en que cualquier trabajo por muy estático que sea, y sobre todo por eso, tiene una carga física y que por eso algún día si no te preparas para esas exigencias, el paso del tiempo sumado a los obstáculos que nos ofrece la vida, puede provocar que te desadaptes y sufras dolor musculoesquelético(4).

Incluso se han diseñado dispositivos de feedback postural que vibran cuando detectan una postura exagerada y sorpresa…si, consiguen una postura más erguida, pero aumentan el dolor de cuello y cuadrante superior(5).

¿De verdad seguimos creyendo que existe la postura ideal para el ser humano? 

“No existe la postura ideal, ni una postura mejor que otra, la postura, simplemente por serlo, estática, todas son igual de nocivas”

Hemos de educar en movimiento continuo, solo si nos movemos seremos capaces de adaptarnos a nuestros contextos individuales sin riesgo de sufrir síntomas físicos y emocionales(3). Por que de lo contrario puede que estemos anocebando a nuestros pacientes pudiendo generarles iatrogenia.

Hay una falta de evidencia cuantitativa para las posturas de la columna en sedestación que se defienden como «ideales» en la ergonomía clínica. Ciñámonos a ver como postura ideal aquella que implique una cantidad mínima de estrés y tensión y que consiga la máxima eficiencia en el uso del cuerpo, según contexto de cada paciente(6). 

Pablo Cañada Sanchez

Miembro del Grupo de Investigación Dolor Musculoesquelético y Control Motor de la Universidad Europea

BIBLIOGRAFÍA

1.        Anders J, Heinemann A, Leffmann C, Leutenegger M, Pröfener F, Von Renteln-Kruse W. Dekubitalgeschwüre – Pathophysiologie und primärprävention. Dtsch Arztebl. 2010;107(21):371–82. 

2.        Humphrey JD, Dufresne ER, Schwartz MA. Mechanotransduction and extracellular matrix homeostasis. Nat Rev Mol Cell Biol [Internet]. 2014;15(12):802–12. Available from: http://dx.doi.org/10.1038/nrm3896

3.        McNeill W. The Movement movement. J Bodyw Mov Ther. 2017;21(3):725–30. 

4.        Ekelund U, Steene-Johannessen J, Brown WJ, Fagerland MW, Owen N, Powell KE, et al. Does physical activity attenuate, or even eliminate, the detrimental association of sitting time with mortality? A harmonised meta-analysis of data from more than 1 million men and women. Lancet [Internet]. 2016;388(10051):1302–10. Available from: http://dx.doi.org/10.1016/S0140-6736(16)30370-1

5.        Kuo YL, Wang PS, Ko PY, Huang KY, Tsai YJ. Immediate effects of real-time postural biofeedback on spinal posture, muscle activity, and perceived pain severity in adults with neck pain. Gait Posture [Internet]. 2019;67(1):187–93. Available from: https://doi.org/10.1016/j.gaitpost.2018.10.021

6.        Claus AP, Hides JA, Moseley GL, Hodges PW. Is “ideal” sitting posture real?: Measurement of spinal curves in four sitting postures. Man Ther [Internet]. 2009;14(4):404–8. Available from: http://dx.doi.org/10.1016/j.math.2008.06.001

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s