Captura de pantalla 2019-09-12 a las 15.34.42

Empezamos este nuevo curso con interesantísimo número de la revista americana Journal of Orthopaedic Sport Physical Therapy dedicado al Síndrome de dolor femoropatelar. Con el título “Patellofemoral Pain: Clinical Practice Guidelines Linked to the International Classification of Functioning, Disability and Health From the Academy of Orthopaedic Physical Therapy of the American Physical Therapy Association” el prestigioso ´titulo se suma a la publicación “The current management of patients with patellofemoral pain from the physical therapist’s perspective” de los Annals of Joint revelándonos aspectos hasta ahora poco conocidos entorno a la estratificación clínica de pacientes con dolor femoropatelar. Al otro lado del Atlántico, la revista británica BJSM ya trató este tema en 2016 a través de un consenso “Patellofemoral Pain consensus statement from the 4th International Patellofemoral Pain Research Retreat” que tuvo lugar en la ciudad de Manchester.

La  conceptualización etimológica del Síndrome de dolor femoropatelar (SDFP) ha supuesto de esfuerzo para los investigadores y ha quedado definida como una afección musculoesquelética común que se caracteriza por un inicio insidioso de una calidad del dolor mal definida y localizada en la región anterior retropatelar y / o peripatelar de la rodilla. El inicio de los síntomas puede ser lento o de desarrollo agudo, con un empeoramiento de dolor con la carga de las extremidades inferiores (ej., ponerse en cuclillas, sentarse durante mucho tiempo, subir o bajar escaleras, saltar o correr, especialmente con colinas).  Al margen de su etiología, que hoy se explica desde la teoría multicausal, actualmente en base a sus manifestaciones clínicas se definen cuatro grupos:

1) Sobrecarga o sobreuso relacionado con una historia de dolor provocado por un aumento de la magnitud, frecuencia o velocidad de ejecución que supera la capacidad de recuperación de los tejidos. 

2) Déficit de rendimiento relacionado con la pérdida de rendimiento de la extremidad inferior (cadera/cuádriceps). 

3) Déficit de coordinación relacionado con valgo de rodilla excesivo o mal controlado durante una tarea dinámica que mejora con las intervenciones de reeducación del movimiento podría ser considerado un grupo de tratamiento.

    4) Déficits de movimiento se relaciona con el hallazgo de hipomovilidades o hipermovilidades que genera una movilidad en el pie superior a la normal o défitics de flexibilidad en 1 o más de las siguientes estructuras: isquiotibiales, cuádriceps, gastrocnemio, sóleo, retináculo lateral o banda iliotibial.

A pesar de todo, a día de hoy, no sabemos con exactitud cuan definitivo son los hallazgos que se enumeran a continación en la construcción de una hipótesis razonada del cuadro de dolor.

    1. Dolor retropatelar o peripatelar durante un movimiento de flexión en carga.
    2. Dolor durante la sentadilla, subir o bajar escaleras.
    3. Test de”tilt” patelar se recomienda utilizar sólo en los casos donde se sospeche déficits de movimiento. 

Estas son las recomendaciones sobre el tratamiento que hace el comité de expertos:

 

Ejercicio terapéutico

En un primer grupo de técnicas el ejercicio terapéutico vuelve a demostrar su fortaleza en el tratamiento del dolor musculoesquelético. En este sentido, los autores recomiendan la terapia combinada con ejercicios dirigidos a la cadera y la rodilla porque reduciría el dolor y mejorarían los resultados informados por el paciente y el rendimiento funcional a corto, mediano y largo plazo. De forma más específica, la terapia de ejercicio dirigida a la cadera debería centrarse en la musculatura posterolateral mientras que los dirigidos a la rodilla deberían contemplar la carga de peso (ej; sentadillas resistidas) o sin carga de peso (ej; extensión de rodilla resistida). 

Al inicio del tratamiento, si el dolor es intenso, se podría administrar ejercicio de cadera que luego progresase hasta la rodilla. Además, los autores abogan por el reentrenamiento de la marcha basado en múltiples sesiones que cambien el patrón de golpe en el antepié (para corredores de golpe en el retropié) para aumentar la cadencia de carrera o para reducir la aducción máxima de la cadera en corredores con SDFP.

Terapia Manual 

No se recomienda el uso exclusivo de terapia manual incluyendo manipulación o movilización lumbar, tibiofemoral o femoropatelar.

Punción seca 

No se recomienda el uso de punción seca en el tratamiento de este grupo de pacientes aunque sí se sostiene el uso de la acupuntura. Es conveniente destacar que en ambos casos los resultados todavía son contradictorias debido a la ausencia de estudios de robustez metodológica que hayan demostrado el valor de cambio positivo sobre el placebo o el tratamiento simulado.

Educación

Se recomienda educación en el autocuidado basado en estrategias en el manejo de la carga, peso y biomecánica además de promover la adherencia al ejercicio terapéutico.

Otros tratamientos coadyuvantes 

Vendaje 

Se recomienda utilizar un vendaje rotuliano adaptado en combinación con ejercicio para ayudar en la reducción inmediata del dolor a corto plazo (4 semanas). Es importante destacar que las técnicas de vendaje pueden no ser beneficiosas a largo plazo o cuando se agregan a una fisioterapia más intensiva. Además, no se recomienda el uso de el vendaje aplicado con el propósito de mejorar la función muscular.

Ortesis

Se recomienda utilizar ortesis de pie prefabricadas para pacientes con pronación mayor de lo normal con el propósito de reducir el dolor pero solo a corto plazo (hasta 6 semanas). En el caso de recomendarse es preciso combinarlo con un programa de ejercicio local. Es conveniente recordar que no hay pruebas suficientes para recomendar ortesis de pie personalizadas sobre las ortesis de pie prefabricadas.

Otros agentes físicos 

No se recomienda el uso de ultrasonido (US), crioterapia, sonoforesis, iontoforesis, EMS, y Láser 

Dos son las lecturas que cabe hacerse respecto de esta nueva guía americana: 

  1. El ejercicio terapéutico revalida el lugar que ocupara en los consensos precedentes como modalidad principal del tratamiento conservador de los pacientes con SDFP
  2. La no superioridad de modalidades terapéuticas arraigadas con respecto al placebo y el patrón de oro. 
    Desde la fisioterapia basada en las pruebas nos exhortan continuamente  a ofrecer siempre los mejores y más eficaces tratamientos, principio ético irrenunciable para el conjunto de la profesión

 

Sebastián Martín Pérez

Miembro del Grupo de Investigación Musculoesquelético y Control Motor 

Universidad Europea 

Un comentario sobre “ACTUALIZACIÓN EN EL ABORDAJE CONSERVADOR DEL SÍNDROME DE DOLOR FEMOROPATELAR

  1. Primero de todo gracias por compartir la revisión. En segundo lugar me asalta una duda en cuanto a la no recomendación de punción seca debido a falta de robustez metodología frente al placebo pero ¿si se sostiene la acupuntura?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s