A lo largo de la vida nuestra columna vertebral va soportando presiones, muchas veces de manera excesiva, que genera cambios en nuestros discos vertebrales. Se producen a su vez fenómenos de tracción, tensión y ruptura de los ligamentos, músculos y estructuras que sostienen nuestros cuerpos vertebrales; es lo que denominamos estrés biomecánico.

Estos cambios son más frecuentes en nuestra columna lumbar debido a sus características anatómicas, a las cargas excesivas que soportan, a posturas mantenidas a lo largo del día y otros factores degenerativos que lo favorecen. Por si fuera poco, factores de riesgo como sobrepeso, grasa abdominal, vida sedentaria, problemas respiratorios influyen negativamente en nuestras lumbares.

Por todo lo mencionado anteriormente es muy posible que suframos dolor lumbar alguna vez en nuestra vida. Las estadísticas hablan que el 70 – 80% de la población lo padece y entre un 80 a 90% de los casos que han debutado con dolor lumbar vuelven a tener un nuevo episodio.

Ante estas cifras de incidencia tan altas que soportan nuestras espaldas resulta interesante buscar las mejores opciones de tratamiento a nuestro alcance. En primer lugar, cabe destacar que de manera preventiva el ejercicio juega un papel muy importante en los factores de riesgo anteriormente mencionados y por ende en la calidad de vida de nuestros pacientes antes, durante y después de haber tenido un proceso lumbar.

Durante el proceso doloroso, cabe destacar la importancia de diagnosticar correctamente las disfunciones de la columna y encontrar los ejercicios más apropiados para las lumbares afectadas. Hoy, sabemos que muchas disfunciones son producto de una excesiva movilidad y flexibilidad en el segmento lumbar afectado. Existiendo a su vez inestabilidad y dolor estrechamente relacionado con la hipomovilidad de segmentos superiores torácicos. Esta relación tórax-lumbar debemos tenerla en cuenta a la hora de abordar nuestro tratamiento.

Los tratamientos más tradicionales de fisioterapia con movilidad pasiva están perdiendo fuerza y parece que tienen caducidad vs tratamientos más activos y ejercicio terapéutico específico.

Los estudios proponen que realizar ejercicios de movilidad torácica es fundamental para aumentar la movilidad de estos segmentos hipomóviles, mejorar la estabilidad lumbar, reduciendo la hipermovilidad y el dolor lumbar. Además, conocemos que ejercicios respiratorios y ejercicios de estabilización de tronco como son los diseñados para multífidos, transverso del abdomen, cuadrado lumbar, oblicuo externo e interno mejoran el equilibrio postural en nuestros pacientes con dolor lumbar así como la fuerza muscular y el rango de movimiento vertebral.

Los investigadores concluyen que realizar programas de ejercicios pautados durante aproximadamente 12 semanas de movilización torácica, lumbar, ejercicio respiratorio y trabajo de estabilización abdominal aumenta la fuerza muscular, disminuye las disfunciones en el tórax, en las lumbares y reduce el dolor lumbar que tanto y a tantos nos afecta.

Como si de un dogma se tratara, los profesionales de la salud debemos educar a la población de la importancia del ejercicio en nuestras vidas, de los beneficios que reporta a todos los niveles como motor de cambio en muchas de las dolencias que padecemos así como en el mantenimiento óptimo de la salud. Es innegable la cantidad de evidencia científica existente en este sentido, pero todos conocemos lo difícil que resulta aplicar esto en muchos de nuestros pacientes, la dificultad que nos encontramos a la hora de cambiar hábitos y de involucrarles en el tratamiento activo. Dado que ellos son parte fundamental en su recuperación y conseguirán los mejores resultados involucrándose en el tratamiento, nuestro papel como fisioterapeutas es fundamental para concienciarles en favor del ejercicio como forma de vida y como terapiapara su dolencia.

Por lo tanto,

Si lo que quieres es restablecer y/o mantener tú salud lumbar: haz ejercicio controlado.

 

¡Muévete, forma parte del cambio!

 

Firmado: tu fisio

 

 

Patricia Lopez Lotson

Maria Cristina del Hierro Carrera

Rubén Vara Ciruelos

Alumnos de Terapia Manual Ortopédica en el Grado en Fisioterapia UE

 

BIBLIOGRAFIA

  1. Sung Y-B, Lee J-H, Park Y-H. Effects of Thoracic Mobilization and Manipulation on Function and Mental State in Chronic Lower Back Pain. J Phys Ther Sci. 2014;26(11):1711–4.
  2. BabinaR,MohantyPP,PattnaikM.Effect of thoracic mobilization on respiratory parameters in chronic non-specific low back pain: A randomized controlled trial. J Back Musculoskelet Rehabil. 2016;29(3):587–95
  3. HeoM-Y,KimK,Hur,B-Y,NamC-W.Theeffectoflumbarstabilization exercises and thoracic mobilization and exercises on chronic low back pain patients. J Phys Ther Sci. 2015;27(12):3843–6.
  4. Yang S-R, Kim K, Park S-J, Kim K. The effect of thoracic spine mobilization and stabilization exercise on the muscular strength and flexibility of the trunk of chronic low back pain patients. J Phys Ther Sci. 2015;27(12):3851–4.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s