La lesión del ligamento cruzado anterior de la rodilla (LCA) , debido a su alta prevalencia en el deporte constituye una patología sumamente estudiada y tratada por el personal sanitario.

Tanto a nivel preventivo como una vez producida la lesión, los resultados del tratamiento traumatológico y fisioterápico son excelentes y, a día de hoy, a pesar de ser una lesión grave en el complejo articular de la rodilla la recuperación del paciente para realizar de nuevo la práctica deportiva es altamente eficiente.

Los procedimientos quirúrgicos y los posteriores tratamientos de rehabilitación tienen la capacidad de recuperar al deportista hasta unos niveles de competición idénticos a los que el sujeto tenia previos a la lesión del LCA.

Frecuentemente, se han atribuido las lesiones producidas en el ligamento cruzado anterior a mecanismos traumáticos de la rodilla en cadena cinética cerrada ya sea por un mecanismo de hiperextensión forzada, un aumento del valgo forzado debido a un traumatismo o, la más frecuente, una rotación externa de tibia contra una rotación interna de fémur cuando el sujeto realiza un cambio de dirección con el pie apoyado en el suelo.

4279FB31-7F2A-4071-AC99-E7B6E48B291C.jpeg

Por otro lado, también se han sugerido ciertas prevalencias de lesión en sujetos con una morfología del ángulo Q alterada ( con un aumento de la valguización de rodilla) (Shambaugh et al, 1991), con una excesivo descenso del hueso navicular del pie ( pie pronado) (Allen & Glasoe, 2000), con una hiperlaxitud de origen congénito o incluso con una debilidad o un mal control neuromuscular de músculos como los isquiotibiales o el músculo cuádriceps.

A pesar de que el tratamiento tanto quirúrgico como de fisioterapia conceden la recuperación total del paciente, el objetivo primordial que debemos de acometer es el de controlar y disminuir el número de lesiones mediante el estudio de los mecanismos que pueden favorecer la aparición de la lesión o las posibilidades de sufrirla. Y aquí es donde aparece la importancia de los músculos abductores de la articulación coxofemoral.

Uno de los problemas que tenemos a la hora de esclarecer los mecanismos lesionales de las lesiones no traumáticas son los componentes biomecánicos, neuromusculares, compensatorios, nutricionales, psicológicos, etc.… que se producen cuando el paciente sufre una lesión.

En el caso que nos lleva este post, hablaremos de los problemas a nivel biomecánico que se dan en los músculos abductores de cadera y que generalmente pasan desapercibidos.

Durante la marcha o la carrera la participación del glúteo medio siempre se considera relevante en la estabilización de la pelvis en apoyo monopodal pero su funcionalidad va mas allá de eso.

Durante el apoyo inicial, en la fase de absorción de impacto, la cadera aduce relativa a la pelvis (Novachechk, 1998) y, durante la fase de apoyo monopodal el glúteo medio participa de manera excéntrica mientras que , en la fase de propulsión realizan una contracción concéntrica generando la estabilidad coxofemoral en las distintas fases (Fredericson et al., 2000; Novacheck, 1998).

Pero la importancia del glúteo medio para la prevención de lesiones del LCA se da durante la fase monopodal; en esta fase, el vector de carga axial va medial a la rodilla produciendo un vector varizante externo que es contrarrestado por los músculos abductores (tensor de la fascia lata y glúteo medio) generando un vector de valgo interno para ayudar a la posición vertical.

Si a la musculatura abductora coxofemoral le falta fuerza o control neuromuscular en el apoyo monopodal, el fémur tiende a la aducción y la rotación interna provocando un valgo aumentado de rodilla y un descenso del arco longitudinal del pie ( lo que se denomina un colapso medial de la extremidad inferior) favoreciendo así la aparición del mecanismo lesional del LCA ( Powers, 2003).

1403A3A8-C026-4410-9EC2-EA41D70DBAB0.jpeg

Además se ha observado en sujetos con debilidad del glúteo medio un movimiento idéntico de valgo de rodilla y rotación interna de fémur durante la fase de aceleración previa al despegue en el salto en sujetos saludables y fatigados ( Sommer, 1988).

En la articulación coxofemoral, el ángulo durante la caída puede ser determinante en la fuerza de impacto que se produce sobre la rodilla (Malinzak et al, 2001). Un déficit del control del movimiento coxofemoral en el plano transverso puede llevar al colapso medial de la extremidad inferior y a la rotura del ligamento cruzado anterior (Boden et al, 2000).

Para concluir deberíamos de prestar atención a la visualización de estos patrones dinámicos del miembro inferior y así poder reducir la incidencia de este tipo de lesión en deportistas.

En cuanto al mecanismo de prevención seria interesante recalcar que el trabajo físico al que debe ser sometido el sujeto debería de adaptarse lo máximo posible a la realidad del mecanismo fisiológico que se produce en el movimiento, donde se produzca la participación de todo el miembro inferior en el gesto y no solo realizar trabajo especifico de fuerza del grupo abductor de la cadera ya que, por un lado, generalmente solo se trabaja en cadena cinética abierta mediante ejercicio concéntrico (alejado de la realidad funcional del músculo) y, por otro, propioceptivamente resulta insuficiente cuando luego se le solicita en el movimiento natural del miembro inferior; en este sentido los ejercicios pliométricos juegan un papel interesante en la recuperación y preparación mas efectiva y funcional del paquete abductor coxofemoral.

Grupo de investigación en Dolor Musculoesqueletico y Control Motor
tmouniversidadeuropea@gmail.com

Bibliografía.

Hewett, T.E., Myer, G.D., Ford, K.R., et al. (2005) Biomechanical measures of neuromuscular control and valgus loading of the knee predict anterior cruciate ligament injury risk in female athletes: a prospective study. Am J Sports Med. 33:492-501.

Hewett, T., Lindenfeld, T., Riccobene, J., Noyes, F. (1999) The effect of neuromuscular training on the incidence of knee injury in female athletes: a prospective study. Am J Sports Med. 27:699-706.

Fukuda, Y., Woo, S.L., Loh, J.C., et al. (2003) A quantitative analysis of valgus torque on the ACL: a human cadaveric study. J Orthop Res. 21:1107-1112.

Earl JE. (2005). Gluteus medius activity during three variations of isometric single-leg stance. J Sport Rehab. 14:1-11.

Distefano, L., Blackburn, J., Marshall, S., Padua, D. (2009). Gluteal muscle activation during common therapeutic exercises.J Orthop Sports Phys Ther. 39 (7): 532- 540

DeCarlo, M., Porter, D., Gehlsen, G., Bahamonde, R. (1992) Electromyographic and cinematographic analysis of the lower extremity during closed and open kinetic chain exercise. Isokin Exerc Sci. 2:24-29.

Boden, B., Dean, G., Feagin, J., Garrett, W. (2000) Mechanisms of anterior cruciate ligament injury. Orthopedics. 23:573-578.

DeCarlo, M., Porter, D., Gehlsen, G., Bahamonde, R. (1992) Electromyographic and cinematographic analysis of the lower extremity during closed and open kinetic chain exercise. Isokin Exerc Sci. 2:24-29.

Grood, E.S., Noyes, F.R., Butler, D.L., Suntay, W.J. (1981) Ligamentous and capsular restraints preventing straight medial and lateral laxity in intact human cadáver knees. J Bone Joint Surg. Am. 63:1257-1269.

Lubahn, A., Kernozek, T., Tyson, T., Merkitch, K., Reutemann, P., Chestnut, J. (2011) Hip muscle activation and knee frontal plane motion during weight bearing therapeutic exercises. The International Journal of Sport Physical Therapy. 6(2): 92-103

Myer, G., Ford, K., Hewett, T. (2005) The effects of gender on quadriceps muscle activation strategies during a maneuver that mimics a high ACL injury risk position. J Electromyogr Kinesiol.15:181-189.

Kalenak, A. and Hanks, G. (1991). Running injuries. In Clinical Sports Medicine, pp. 458-465. Edited by W. A. Grana and A. Kalenak. Philadelphia, W. B. Saunders.

Hewett, T.E., Stroupe, A.L., Nance, T.A., Noyes, F.R. (1996) Plyometric training in female athletes: decreased impact forces and increased hamstring torques. Am J Sports Med. 24:765-77

Hewett, T.E., Myer, G.D., Ford, K.R., et al. (2005) Biomechanical measures of neuromuscular control and valgus loading of the knee predict anterior cruciate ligament injury risk in female athletes: a prospective study. Am J Sports Med. 33:492-501.

Hewett, T., Lindenfeld, T., Riccobene, J., Noyes, F. (1999) The effect of neuromuscular training on the incidence of knee injury in female athletes: a prospective study. Am J Sports Med. 27:699-706.

Fukuda, Y., Woo, S.L., Loh, J.C., et al. (2003) A quantitative analysis of valgus torque on the ACL: a human cadaveric study. J Orthop Res. 21:1107-1112.

Earl JE. (2005). Gluteus medius activity during three variations of isometric single-leg stance. J Sport Rehab. 14:1-11.

Distefano, L., Blackburn, J., Marshall, S., Padua, D. (2009). Gluteal muscle activation during common therapeutic exercises.J Orthop Sports Phys Ther. 39 (7): 532- 540

DeCarlo, M., Porter, D., Gehlsen, G., Bahamonde, R. (1992) Electromyographic and cinematographic analysis of the lower extremity during closed and open kinetic chain exercise. Isokin Exerc Sci. 2:24-29.

Boden, B., Dean, G., Feagin, J., Garrett, W. (2000) Mechanisms of anterior cruciate ligament injury. Orthopedics. 23:573-578.

DeCarlo, M., Porter, D., Gehlsen, G., Bahamonde, R. (1992) Electromyographic and cinematographic analysis of the lower extremity during closed and open kinetic chain exercise. Isokin Exerc Sci. 2:24-29.

Grood, E.S., Noyes, F.R., Butler, D.L., Suntay, W.J. (1981) Ligamentous and capsular restraints preventing straight medial and lateral laxity in intact human cadáver knees. J Bone Joint Surg. Am. 63:1257-1269.

Lubahn, A., Kernozek, T., Tyson, T., Merkitch, K., Reutemann, P., Chestnut, J. (2011) Hip muscle activation and knee frontal plane motion during weight bearing therapeutic exercises. The International Journal of Sport Physical Therapy. 6(2): 92-103

Myer, G., Ford, K., Hewett, T. (2005) The effects of gender on quadriceps muscle activation strategies during a maneuver that mimics a high ACL injury risk position. J Electromyogr Kinesiol.15:181-189.

Kalenak, A. and Hanks, G. (1991). Running injuries. In Clinical Sports Medicine, pp. 458-465. Edited by W. A. Grana and A. Kalenak. Philadelphia, W. B. Saunders.

Hewett, T.E., Stroupe, A.L., Nance, T.A., Noyes, F.R. (1996) Plyometric training in female athletes: decreased impact forces and increased hamstring torques. Am J Sports Med. 24:765-773.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s